La refrigeración del motor, aire y agua, ventajas e inconvenientes

La temperatura que se origina tras la combustión en los cilindros es muy elevada, por lo que hace falta una debida refrigeración.

La refrigeración está compuesta por varias partes, cuya función es eliminar el exceso de calor acumulado en el motor.

La temperatura normal va de 70º a 95º.

El exceso de calor origina una dilatación importante, pudiendo producir agarrotamiento en las piezas con movimiento. A consecuencia del calor se originaría un desgaste en la capa aceitosa, sufriendo alguna pieza delicada del motor.

Hay dos tipos de refrigeración:

Por aire

Lo montan vehículos pequeños, con poca cilindrada y normalmente llevan los cilindros en el bloque horizontalmente.

La corriente de aire normalmente la origina un ventilador.

En este tipo de coches el estárter funciona muy a menudo.

Por agua

Es la forma más empleada para dispersar todo el calor, esta agua circula por dentro del bloque motor y por alrededor de los cilindros por unos conductos (llamados cámaras de agua), la función específica de este agua es recoger el calor producido y llevarlo al radiador, enfriarlo y volver hacer el proceso constantemente.

refrigeracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>